Ayuda Tecnológica a Personas Mayores

Juanma Hoyo      639 438 112

 

El SOS de

 

 

los mayores:

 

"La tecnología nos excluye"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

   La vorágine del modelo digital en los bancos relega a muchos mayores, que requieren de atención presencial para hacer las gestiones más básicas. El cambio de modelo de las entidades bancarias lleva ya unos años de recorrido y la consecuencia directa es el cierre de oficinas que está afectando especialmente a las zonas rurales, donde muchos pueblos han asistido ya a la desaparición de su única sucursal. 

 

 

 

 

 

   El impulso del modelo digital no es exclusivo de los bancos. La administración ha emprendido también el salto digital y la posibilidad de suprimir los trámites presenciales facilita la vida a buena parte de la población, pero no a toda. Las circunstancias del año 2020 con la pandemia han evidenciado la brecha entre un segmento de la población que ha vivido hiperconectada y ese otro que no tiene los recursos y la habilidad para hacerlo. 

 

 

 

   El teletrabajo se ha extendido, la administración online se ha impulsado, las compras por internet son cada vez más la norma y muchas familias se han habituado también a los ‘teledeberes’ como consecuencia del primer confinamiento y de los que se han producido después a raíz de los positivos en las aulas. 

 

 

 

 

 

   En esa vorágine tecnológica, algunos mayores han sido capaces de dar el salto, o al menos un pequeño paso; mientras otros se han ido quedando aún más al margen. La sociedad, o una parte de ella, les ha dejado excluidos. Pero hay más situaciones que abarcan desde la petición de cita telemática para la hacer la declaración de la renta, a los trámites con el médico, la compra del billete del autobús o la cita previa online que se ha extendido para casi cualquier gestión. 

 

 

 

   Las cifras evidencian que la brecha es mayor en la región, aunque hay un vacío en la muestra de la encuesta que no tiene en cuenta a los mayores de 75 años, que son además los que más dificultades tienen para adaptarse a las nuevas tecnologías y donde la brecha suele ampliarse en mayor medida. 

 

 

 

   El barómetro que publicó el año pasado la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España ahonda en el fenómeno de la brecha digital como "directamente relacionado con la evolución generacional de la sociedad" y reconoce su papel como remedio al aislamiento derivado de la crisis sanitaria.

 

 

 

   En esta encuesta entre personas de más de 65 años y sin límite de edad se aborda la posible adaptación (o la dificultad para ello) al ámbito digital como un aspecto de crucial importancia. Entre los principales datos que arroja, el 40,5% de las personas mayores de 65 años reconoce que nunca ha accedido a internet, si bien la brecha disminuye 14 puntos respecto a 2019 y 27 puntos tomando el año 2017 como referencia.

 

 

 

   Pero el incremento se produjo fundamentalmente en cuanto a los usuarios ocasionales, que suben por primera vez y en mayor medida que los usuarios habituales. "La pandemia ha provocado la llegada de nuevos usuarios ocasionales o coyunturales", concluye el estudio. 

 

 

 

   Entre los segmentos que se quedan fuera del ámbito digital, el barómetro sitúa a las mujeres (49,5%), los mayores de 75 años (55,4%), con bajo nivel formativo (61,5%) y que residen en el ámbito rural (48,7%). Y entre ellos, el estudio destaca que casi tres de cada diez no han podido hacer alguna gestión cotidiana porque solo se podía hacer a través de internet o de una máquina. 

 

 

 

SALTO TECNOLÓGICO

 

CADA VEZ MÁS ACELERADO

 

 

 

   El uso que hacen de internet los mayores varía según el grado de formación y la edad, según el barómetro de la UDP. Los más mayores o con menor poder adquisitivo tienen menor presencia en las actividades digitales, aunque más del 80% reconoce que internet le permite relacionarse con familiares o amigos o informarse. 

 

 

 

   "Puede que quienes se jubilan ahora ya tengan una nociones básicas para manejarse con trámites digitales, pero no personas con 80 años y menos en entornos rurales", apunta. Las soluciones son, a su juicio, muy sencillas y dependen de la voluntad de las entidades y administraciones para no privar a los mayores "de la atención más básica".

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
Copyright© Juanma Hoyo - Servicio Técnico Informático S.A.T. 2022 https://www.juanmahoyo.com Tel: 639 438 112

Llamar

E-mail